La evolución de los escarabajos y los efectos del cambio climático

Un equipo científico del IBE ha concluido que los escarabajos acuáticos han podido adaptarse evolutivamente a lo largo de los años a ambientes hipersalinos, en contra de la creencia más extendida.

La adaptabilidad de los escarabajos a ambientes salinos podría ser útil para comprender las consecuencias ecológicas del cambio climático. Foto de James Wainscoat para Unsplash

La adaptabilidad de los escarabajos a ambientes salinos podría ser útil para comprender las consecuencias ecológicas del cambio climático. Foto de James Wainscoat para Unsplash

Un grupo de investigación del Instituto de Biología Evolutiva (IBE: CSIC-UPF) ha determinado, en un reciente estudio póstumo de Ignacio Ribera, que los ambientes hipersalinos no han actuado como factor limitante para la adaptación y la diversificación ecológica de los escarabajos acuáticos.

Estos resultados chocan con la principal hipótesis existente sobre especializaciones ecológicas extremas, que sostenía que una vez alcanzada esta especialización se perdía capacidad de adaptabilidad a otros ambientes o cambios en el entorno.

«El objetivo principal ha sido analizar si las especializaciones ecológicas a los ambientes extremos suponen un callejón sin salida evolutivo, es decir, que una vez las especies se han especializado para sobrevivir a condiciones ambientales altamente estresantes, su capacidad de adaptación se ve seriamente comprometida»
Adrián Villastrigo
– Investigador y primer autor del estudio del IBE –

A través de la secuenciación de más de 40 genomas mitocondriales se han logrado reconstruir 90 millones de años de procesos evolutivos de los escarabajos acuáticos del género Ochthebius y se ha podido comprobar que los hábitats hipersalinos no han supuesto obstáculos insalvables para la supervivencia y adaptación de dichos escarabajos.

Así, los resultados podrían servir para prever las consecuencias para las especies de la salinización y aridificación de los ambientes acuáticos continentales causadas por el cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *